Jueves, 28 de Julio de 2016

Reseña Histórica del Edificio de Calle Granada, 45

La parcela, donde hoy se levanta el edificio del Centro Cultural Villa de Nerja, albergó en las décadas de los veinte y treinta del pasado siglo un molino de aceite o almazara, cuyo propietario era Francisco Ortega. En los años cuarenta la adquirió el entonces vecino de esta localidad Bautista Bueno Jimena para construir un edificio dedicado a vivienda y comercio, que más tarde se amplió a gestoría.

En 1951 fue vendida a la Caja de Ahorros y Préstamos de Antequera, y esta entidad a su vez la cedió al Ayuntamiento en 1966 para la construcción de centro cultural. El Ayuntamiento lo utilizó entre 1966 y 1972 como Colegio Libre Adoptado, donde se impartieron enseñanzas de bachillerato, y a partir de 1972 se ubicó en el edificio el Colegio Público San Fernando, que al final de la década de los setenta se integró en el C.P. San Miguel, derribándose posteriormente el edificio para la construcción del Centro Cultural Villa de Nerja, que se inauguró el 16 de Mayo de 1998.

El primer proyecto fue del arquitecto de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía, Bernardo Rodríguez Davó, en 1986. Según éste, el arquitecto Hector Sequero Marcos redactó el definitivo en 1990, que se ha ejecutado en cuatro fases. En las tres primeras se invirtieron 70 millones de pesetas. Con la llegada de José Alberto Armijo (PP) a la alcaldía, en el periodo comprendido entre 1995 y 1998, no solo se redactaron los correspondientes proyectos técnicos, sino que además se gestionó la necesaria financiación que permitió la finalización de las obras, invirtiéndose un total de 146 millones de pesetas (137 aportados por la Cueva de Nerja), con lo que el coste total ha sido de 216 millones.

Del análisis de estos datos, resulta destacable el esfuerzo económico municipal y, especialmente, el realizado por el Patronato de la Cueva de Nerja, que han posibilitado la terminación de esta gran obra, la más importante de infraestructura cultural en la historia de Nerja.

A la inversión inicial, hay que añadir mejoras en infraestructura de escenario por valor de más de 20 millones de pesetas, que incluyen un sistema de varas, Cámara negra, Telones y ciclorama, Dimmers y varas electrificadas, Mesas de control de luces y sonido, focos, micros y megafonía. Además, se ha instalado un montacargas para facilitar los montajes.

El Auditorio consta de 355 butacas, con una zona especial para minusválidos (que cuentan con aseos especiales, dotados de lavabos e inodoros de tanque bajo, todos con barra de apoyo). La inclinación que presenta permite una visualización óptima desde cualquier zona. Las paredes y techo están finalizados en salientes para evitar las reverberaciones de sonido. El escenario tiene 130 m2 de superficie, con una boca de 9 metros. Además del auditorio, el centro cuenta con salas de usos múltiples y despachos. Se trata de dos salas para seminarios y conferencias, con cincuenta y cuatro sillas cada una, y dotadas de pizarras blancas para la escritura con rotulador y que pueden usarse como pantallas para proyecciones. Son usadas habitualmente para cursos, seminarios y reuniones.

La sala más amplia, que cuenta con acceso a la parte superior del escenario, ofrece grandes posibilidades para ensayos y conferencias, con capacidad para cien personas. En ella se realizan los talleres de teatro infantil, ensayos del coro de residentes extranjeros y lecturas de la asociación NADFAS, además de otras actividades puntuales.

El edificio cuenta con un completo sistema de protección contra incendios, con detectores iónicos de humos y gases, extintores manuales, mangueras contra incendios, pulsadores de alarma, central de alarma y sirena exterior.

Año a año, han ido aumentando el número de funciones programadas y el de espectadores, con una media muy aceptable de público:

En la primera temporada (mayo 1998- mayo 1999), se realizaron 102 funciones, a las que asistieron 19555 espectadores, lo que supone una media de público de 191 por función.

En la segunda temporada (octubre 1992- mayo 2000), se realizaron 124 funciones, a las que asistieron 26.531 espectadores, lo que supone una media de público de 191 por función.

En la tercera temporada (octubre 2001- mayo 2001), se realizaron 214 funciones, a las que asistieron 30.497 espectadores, lo que supone una media de público de 216 por función.

Entre las funciones, destacan los programas de didácticos y de formación de público, en especial "Imagina", de teatro infantil y juvenil, que se ha convertido en una referencia en Andalucía de proyecto generador de público. Entre los artistas que han actuado en el Villa de Nerja destacamos a Vicente Amigo, Carmen Linares, Rafael Amargo, Remedios Amaya, Rafael Alvarez "El Brujo", Quique Camoiras, el flautista Claudi Arimany, Eva la Yerbabuena, Antonio El Pipa, así como destacadas orquestas y solistas internacionales.


José Adolfo Pascual Navas Cronista Oficial de la Villa

Proyecto financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio
Nº Exp.
TSI-050100-2009-257